En la aventura de esta fundación me vi acompañada por Monseñor Vicentín, por Monseñor Roubineau, por la confianza de los primeros padres, de los docentes, del personal, autoridades, todos confiaron y fueron aquellos años inolvidables.

" /> Colegio Sagrado Corazón
NOTICIAS | ALUMNADO
Por Elisa Domínguez
La educación es para el niño lo que el timonel es para el navío

En la aventura de esta fundación me vi acompañada por Monseñor Vicentín, por Monseñor Roubineau, por la confianza de los primeros padres, de los docentes, del personal, autoridades, todos confiaron y fueron aquellos años inolvidables.

www.clshoesoutlets.com

La dicha que experimento en este momento es tan grande que todo lo pasado se vuelve alegría sin fin.

Por eso solo me resta alentar a quienes se encuentran en la actividad educativa a procurar y fomentar la caridad en las almas, practicando la paciencia en soportar los defectos de los niños  para ponerlos en el camino de la virtud y en los conocimientos útiles.

El tiempo de recoger los frutos no es ciertamente la estación en la que se cultiva la tierra para que produzcan. No nacen las plantas en el mismo instante en que el campo recibe la cimiente ni la crudeza de las estaciones ni el mismo invierno con sus rigores logran aniquilar.

La semilla germinó en el corazón de nuestros niños y producirá a su debido tiempo los frutos.

En estos momentos hay que separar a los niños de los peligros del mundo, sustraerlos de los malos ejemplos, preservarlos del pecado o por lo menos de faltas graves, acostumbrarlos a la práctica de la religión, instruirlos en los misterios de la fe.

Aquellos que van a un Colegio Católico son favorecidos con los beneficios de la formación intelectual y religiosa. Con cada niño que formamos intelectual y virtuosamente construimos un dique de contención contra las vicisitudes que la vida les depara.

El colegio es un jardín florecido que ahora esparce su perfume por todos lados.

(….) La educación es para el niño lo que el timonel es para el navío. Este sin timonel irá indefectiblemente a estrellarse entre las rocas.

Me despido recordando las palabras de Sarmiento cuando siendo ya presidente de la República, un periodista le hace un reportaje y le pregunta: “Sr. Presidente qué recuerda Ud. de su paso por la escuela”. Tardó unos instantes y mirando fijamente a la periodista le respondió: “Me acuerdo del primer grado de mi dulce maestra que me ataba los cordones de mi zapato”.

Muchas gracias.

Elisa Domínguez. Fundadora del Jardín El Patito Feo, del Colegio Del Sagrado Corazón  y del Instituto Monseñor Roubineau.

DOCUMENTOS RELACIONADOS

COLEGIO SAGRADO CORAZÓN
Tel: +54 379 4428608 - Av. Sarmiento 1953 - CP 3400 - Corrientes, R.A.
estudio complot